Recetas fitness: el día que dejé de hacerlas

Hace muchos años, cuando empecé a cuidarme, era de las que pensaba que había que hacer “cosas especiales” para ello, como por ejemplo: prohibirse determinados alimentos como el pan, comer cosas hervidas e insípidas y si puede ser, cuanto menos comiera mejor. La verdad es que han tenido que pasar muchos años de experimentación, muchos libros por mis manos y artículos por mis ojos para darme cuenta de cuán equivocada estaba.

Y todo con unos antecedentes alimenticios que dejaban mucho que desear: mis primeros recuerdos de cuando era pequeña era de estar durante largo tiempo sentada frente a la mesa del comedor porque no me gustaba comer y mi madre no me dejaba levantarme de la mesa sino tocaba el plato. Era toda una negociación: que si la mitad, que si esto ahora y lo demás por la noche… Y en la universidad la cosa no mejoró mucho, los cereales y los mueslis me acompañaban en cada una de las horas de estudio.

¡Quien lo diría!, ¿verdad?

Nunca me cansaré de decir que hay mucho trabajo por hacer respecto a cómo debemos alimentarnos de forma correcta y en que todos conozcamos de verdad lo que nos estamos llevando a la boca. Creo que solo así acabaremos con tantas dietas milagro o incluso modas absurdas de alimentos con propiedades increíbles capaces de hacerte levitar desde el primer bocado.

En cuanto empecé a darme cuenta de que cuidar la alimentación era importante, empecé a tomar partido y a cambiar mi forma de alimentarme. Si quería comer dulce, buscaba la manera de que ese dulce no estuviera cargado de azúcar ni procesados, que cada caloría me nutriera y así con cada plato que ponía encima de la mesa. Los que seguís el blog desde sus inicios (allá por 2012) sabéis de lo que hablo porque lo he compartido todo y los cambios físicos han sido brutales.

Pero el último año ha sido bastante “transformador”, desde que empecé a correr y a preocuparme más por “lo que sobraba” hasta que pasé por nuestra nutricionista Laura, la cosa no ha ido más que a mejor. Todo es mucho más simple, más equilibrado… ya no paso largas horas en la cocina, no solo porque no tengo tiempo para ello, sino porque sin hacerlo sigo manteniendo una alimentación muy saludable (¡no como aquellos años de universidad y mueslis!). De ahí que para empezar el 2016 haya querido compartir con vosotros mi evolución, ¿a alguien más le ha pasado algo así?

Sarah Santiago

Periodista y deportista. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Andar, el cardio que ayuda a pensar mejor

Caminar está infravalorado. Quizás porque no se conocen sus beneficios, que no solo tienen que ver con la salud físico, sino también con la creatividad. O tal vez porque no sabemos de dónde sacar el tiempo para caminar más. De eso quería hablarte.

¿Está todo dicho?

No me gusta decir que se deben explicaciones.  Más bien se deberían dar porque sale de uno darlas y esto es lo que hago en este post ante una pregunta que me han hecho mucho: ¿por qué apenas he actualizado el blog en el último año?

Media maratón de Tenerife 2017

Es posible que tengas en tus piernas los kilómetros de varias carreras, pero cada una es distinta porque nunca te pones el dorsal bajo las mismas condiciones. Te cuento cómo llegué a correr la Media Maratón de Tenerife 2017 y lo que pasó hasta que crucé meta.

Cómo perder peso, otra vez

La respuesta a una de las preguntas más buscadas en Google la encontrarás en las siguientes líneas. Un secreto que he querido compartir contigo y creo que es el mejor momento para desvelarlo.

Infinity Xtreme 2017

Me contaron que era una de las carreras de obstáculos más duras de Tenerife y no podía dejar pasar la ocasión, aunque semanas antes del evento me sintiera así.

Cochinero Challenge 2017

Crónica de la 2º edición de la Cochinero Challenge, una de las carreras de obstáculos más divertidas en las que he estado, y encima, debutando en casa.