Somatotipo y éxito deportivo, ¿cuál es la relación?