¿Por qué unas personas comen más fruta que otras?