La pornografía, ¿es anabolica?