¿Nos enseña el deporte a ser humildes o todo lo contrario?