No es la dieta perfecta, pero sí la mejor