Las proteínas, ¿necesidad u obsesión?