Las dietas altas en proteínas no provocan daños al hígado