Es hora de exigir una sociedad más activa físicamente