Descuidar la alimentación en verano: tan habitual como perjudicial