¿Cuánto daño ha hecho el “no pain, no gain?