Correr descalzo podría ser más beneficioso que con deportivas