Comer sin hambre, ¿por qué lo hacemos?