Sobre el boicot que nos hacemos las mujeres