Solución a las ampollas en los pies

En mi preparación a mi primera media maratón ninguna lesión me ha hecho pestañear, a excepción de algo que casi me lleva a estar en “dique seco”: las ampollas en los pies.

En la vuelta a mi tierra, durante la semana santa, me encontré a muchos amigos y colegas que hacía tiempo que no veía. Uno de ellos, entrenador personal, me preguntó cómo llevaba la preparación de mi media maratón, si pasé por alguna lesión o dolencia… y le dije que no. Se sorprendió, aunque para mis adentros pensé: “Si le digo lo de las bolsas de los pies, ni se lo cree”.

El post contiene fotos de mis pies poco agradables, pero de eso va el tema, así que quien avisa no es traidora jeje

 

Bolsas en los pies, un doloroso mal para seguir entrenando

Una ampolla o bolsa en los pies es una quemadura producida por el roce de la piel con otra superficie. La piel, como método de protección de la fricción, forma una especie de bolsa con la primera capa (epidermis) rellena de líquido linfático.

Lo cierto es que las ampollas se pueden formar por más motivos que un roce, pero en el ámbito del running, esta circunstancia es la más común.

Desde el momento en el que empecé a hacer tiradas largas, sentía que algo estaba haciendo mal con mis pies. Cuando llegaba a casa y me quitaba las zapatillas y los calcetines, descubría que se habían formado muchas ampollas por todos mis pies: desde la punta de los dedos, hasta determinadas zonas de la planta del pie.

ampollas en los pies

Y aquí viene todas las pruebas-error que hice para llegar al punto de reducir al máximo mi sufrimiento con este mal.

Pinchar la ampolla, ¿un método desaconsejable?

Coger una aguja y pinchar una ampolla es uno de los primeros impulsos que tenemos. Y también el más desaconsejable. Piensa que el cuerpo ha creado “un escudo” para protegerse de algo y vas tú y lo pinchas. Esto puede hacer que después tengas más dificultades para apoyar la zona afectada o incluso, que se infecte la piel.

¿Lo mejor? Dejarlo estar, esperar a que “explote” y se seque sola, eso sí, maximizando la higiene en los pies para evitar una infección. La mejor opción es mantener los pies al aire, caminando con zapato abierto para que se sequen, pero reconozco que no estamos en verano y no es tan fácil en esta época del año.

Hay una excepción en la que se aconseja pinchar la ampolla con una aguja desinfectada es cuando está rellena de líquido sangriento. Sí, un horror.

ampollas en los pies

El domingo de tirada larga en el que me quité los zapatos y vi el percal aluciné. Tenía una bolsa rellena de sangre entre el pulgar y el índice del pie derecho.

Al llegar a casa desinfecté la aguja quemando la punta con la llama de un mechero y pinché la ampolla para vaciarla. En este caso, tampoco retiré la capa de piel, solo aproveché para echarle agua oxigenada (dolor) y betadine.

La verdad es que no me podía imaginar que la fricción también se produciría por ahí. También es una zona muy difícil de curar al estar entre dos dedos, la humedad es mayor y esto aún me está pasando factura mientras escribo estas líneas.

Otro método que me enseñó hace muchos años quien hoy es mi preparador físico para la carrera es traspasar la ampollar con aguja e hilo. Así, es verdad que la pinchas, pero al meter un hilo se tapona y ayuda a drenarla. Yo lo he hecho y no me ha dolido

ampollas en los pies

Untar con vaselina y los polvos de talco

Otro consejo que se escucha habitualmente para evitar la formación de ampollas es echarse vaselina. Cuando empiezas a correr te das cuenta de que la vaselina es tu amiga y debes tenerla siempre siempre a mano. Pero, ¿qué hace la vaselina?

Su función es crear “una película” entre la piel y la superficie, de tal manera que cuando se produce la fricción, es la vaselina la que protege la piel y ésta no tiene que crear una ampolla.

Es importante que NO te untes todo el pie con vaselina, sino solamente las zonas donde te salen más ampollas.

ampollas en los pies

También debes tener en cuenta que si haces esto, será más difícil de que te salgan durezas donde tienes bolsas, dado que la hidratación de la zona evita que se endurezca.

En mi caso, me ponía polvos de talco en todo el pie para reducir la sudoración del pie (y así la formación de ampollas) y en las partes donde se me formaban bolsas me ponía vaselina. ¿Funcionaba? No mucho, no es la solución definitiva ni de lejos. Ya te decía que lo mío era serio.

No te pongas cualquier calcetín

Visto lo visto, lo siguiente que te planteas es que lo mismo tienes que mirar los calcetines con los que entrenas. ¿Verdad?

Debo confesar que para mí no tenía mucho sentido cambiar de calcetines porque conozco a muchas personas que corren mucho y que te ponen los mismos calcetines para todo. Y también tenía la sensación de que los “calcetines de running” eran otro producto de marketing para hacernos comprar cosas específicas para todo.

Me equivocaba.

ampollas en los pies

Ante mi desesperación con las ampollas que no paraban de empeorar mi situación a la hora de entrenar e incluso de hacer vida normal, empecé a mirar calcetines para corredores que prometían minimizar las ampollas. Éstos tienen zonas reforzadas que son en donde más se producen rozaduras y están hechas de materiales sintéticos que hace que no se concentre tanto sudor como con el resto de calcetines.

La mayoría de estos complementos tienen un precio bastante elevado si lo comparamos con 3 pares de calcetines normales. Así que me dispuse a comprar un solo par en Decathlon para hacer la prueba (sí, tampoco lo compré de marca, lo mío es el running austero jaja).

¿Funcionó? Definitivamente sí. Es importante que escojas bien la talla del calcetín porque este se debe adaptar a tu pie como un guante o incluso como si te quedara un poco pequeño. Yo llevo una 38 de pie, así que me cogí una talla que oscilaba entre la 35-38.

Desde entonces, no me salen nuevas ampollas, sino que las mismas que aún no se han curado siguen ahí. Ya puedo hacer tiradas muy largas sin sentir el dolor del roce.

Las zapatillas también cuentan

Lo he puesto en último lugar cuando, en realidad, suele ser lo primero a lo que le echamos la culpa de nuestros males a la hora de correr. Yo que soy una runner austera pasaba de tener que invertir cientos de euros en unas nuevas zapatillas, así que ni me planteé cambiarlas. Eso sí, empecé corriendo con unas Nike Free que tengo y pasé a unas Reebok que tengo que se ajustan mejor a mi pie y con éstas la cosa ha ido a mejor.

ampollas en los pies

Sentir que tu pie no baila durante la carrera es vital para prevenir las ampollas en los pies.

Mis métodos de curación acelerada

En estos cuatro meses de preparación a mi media han habido momentos muy desesperantes con el tema ampollas. Uno de ellos fue el más reciente, en semana santa, cuando de repente me levanté con una bolsa que se estaba secando totalmente infectada (líquido amarillo interno). La ampolla era enorme, así que tenía que abrirla para limpiarla bien y aprovechando que estaba en Canarias y podía vestir más zapato abierto, tal vez se curaría antes.

Pues bien, cuando levantas la piel descubres que te quedas en “piel viva“. Desinfectar eso duele mucho, pero hay que hacerlo. Y en este caso puedes aplicarte después Blastoestimulina como expliqué aquí. Esto hacía yo por las noches y por el día, como no podía caminar sin tapar la zona, me podía una gasa con betadine y sulfamida que son unos polvos que se compran en farmacia y ayudan a acelerar el proceso de secado y cicatrización de las heridas.

Esto me obligó a estar prácticamente 7 días sin entrenar y dos sin apoyar bien el pie, pero es lo mejor que puedes hacer si la cosa se pone fea.

Conclusión

Desde el inicio, lo mejor que puedes hacer es hacerte con un buen par de calcetines para correr. Puede que incluso así, no tengas garantías de que no te vayan a salir bolsas, dependiendo de la cantidad de kilómetros que te pegues y muchas más circunstancias más. Cualquier corredor experimentado podrá confirmar que nunca te desprendes de este mal.

Sarah Santiago

Periodista y deportista. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Infinity Xtreme 2017

Me contaron que era una de las carreras de obstáculos más duras de Tenerife y no podía dejar pasar la ocasión, aunque semanas antes del evento me sintiera así.

Cochinero Challenge 2017

Crónica de la 2º edición de la Cochinero Challenge, una de las carreras de obstáculos más divertidas en las que he estado, y encima, debutando en casa.

Desayunos saludables de 2017

¿Qué desayunar cuando te propones eliminar los cereales o las galletas con Cola Cao de tu dieta? Te enseño los desayunos saludables y créeme, si los pruebas no echarás nada de menos

Media Maratón Las Galletas 2016

Una experiencia y una crónica que tenía que llegar. Es una realidad que el corredor popular afronta tarde o temprano: no todas las carreras se terminan con las ganas de sacarte una foto tras cruzar la meta

Aún no lo sabes, pero tienes una vida sedentaria

Es probable que mientras lees esto estés sentado al igual que yo. La idea no es que salgas ahora a correr, sino que hagas los mismos cálculos que hago en este post y te plantees si llevas una vida sedentaria, a pesar de hacer deporte.

No es la dieta perfecta, pero sí la mejor

¿Qué come una persona que no se obsesiona con la dieta? ¿Cómo aprender de nutrición para no sentir confusión sobre qué comer? Lo siguiente resume lo que es para mí la mejor alimentación que he encontrado en los últimos años.