No dependes de tu motivación para hacer cosas

Pregúntate: ¿Está tu salud depende de tus ganas? Nos pasamos la vida justificando que hacemos tal y cual cosa porque nos sentimos motivados para ello y dejamos a medias otras porque esos sentimientos se esfumaron.

Estamos cruzando agosto, el verano comienza a ver su final y ya sabemos qué es lo siguiente: con la vuelta al cole, toca la vuelta a la rutina. Para mí volver a la rutina no ha sido tan duro como ya conté en mis vacaciones antifitness, sino que supuso una bocanada de aire para seguir con mis objetivos del año.

Lo mío, más que una parada, ha sido una pausa y esto tiene sus ventajas: que me he podido olvidar de entrenar y he comido todo lo que he encontrado en mi paso sin que repercutiera en mi peso o rendimiento, sino todo lo contrario.

Sin embargo, para muchos, volver a la rutina de una larga parada significa volver al gimnasio si se ha dejado o empezar una dieta saludable para perder los kilos ganados.

Para otros significa buscar por debajo de las piedras la famosa motivación a la que invocamos cada vez que deseamos (o no) hacer algo.

Quién no se ha sentado a esperar a que la motivación vuelva; Quién no ha dicho alguna vez “El lunes empiezo…” pensando que, lo mismo, como es lunes y tendremos esa sensación de empezar una nueva línea en el calendario; Quién no ha sido víctima del sentimiento colectivo de empezar con buenos propósitos el 1 de enero, el 1 de septiembre o después de Semana Santa.

¿Te has dado cuenta? No paramos de empezar, una y otra vez, cosas que hemos dejado a medias todo el tiempo, marcados por la estacionalidad, por los mensajes que estamos continuamente escuchando sobre lo que debemos o no hacer en ese momento.

¿Desde cuándo cuidarse puede ser algo que podamos detener y aplazar en el tiempo?

motivacion en una vida sana

Ese es y siempre será el problema respecto a cuidarse. Ese “Ya tendré tiempo para ponerme en forma” o “A ver si me entran ganas con el buen tiempo…” y el típico “Es que es Navidad…” como esas fechas en el calendario marcadas por los excesos ¡como si fuera normal!

Con la motivación asumes que debes estar en un determinado estado mental o emocional para iniciar o completar una tarea.
Bueno, tal vez es lo normal, porque la normalidad lo marca la mayoría, pero lo que está claro es que la salud no espera, que todo lo que hagas (o dejes de hacer) por ella, te afectará de alguna manera. Y aunque creas que hay tiempo para cuidarse, debes empezar a pensar en lo limitado que es y a cada minuto que pasa sin cuidarte es una inversión que no vas a recuperar en la vida.

¿A dónde quiero llegar? A que puedes afrontar tu vida deportiva o tus nuevos hábitos alimenticios desde dos perspectivas:

  1. Desde la motivación: que dependa de ese sentimiento, intrínseco o no. ¿Quién nos garantiza que no va a llegar un día en el que no haya motivación que valga? ¿Cómo sabremos que tarde o temprano no caigamos en la temida procrastinación?
  2. Desde la disciplina: la palabra “dependencia” desaparece. Tienes que hacerlo, sin más. Da igual cómo te sientas o cuáles son tus circunstancias, en ese momento.

Con la motivación asumes que debes estar en un determinado estado mental o emocional para iniciar o completar una tarea. Mientras que con la disciplina, cruzas una línea entre aquello que tienes que hacer y tu estado de ánimo o sentimientos, lo que conlleva a tu propia realización y a ser independiente.

Con la disciplina, cruzas una línea entre aquello que tienes que hacer y tu estado de ánimo o sentimientos, lo que conlleva a tu propia realización
No es popular hablar de disciplina, menos aún preescribirla como si se tratara de una medicación. Y es que de lo que te estoy hablando aquí es de falta de compromiso con nuestro objetivo y el mundo necesita personas que no esperan a sentirse motivados para moverse.

Sin esas personas, dejaríamos de tener referencias para inspiraros. Nos perderíamos muchas cosas que el ser humano ha sido capaz de demostrar a golpe de disciplina y en muchos casos, sacrificio.

No he conocido a ningún corredor que niegue lo duro que es salir a entrenar a diario para llegar preparados a un maratón. Pero todos ellos se ponen de acuerdo en que todo ese esfuerzo merece la pena cuando cruzan el arco de meta.

motivacion-vida-sana

Por eso, la disciplina siempre ha definido al deportista de élite, del resto. Va ligada a la constancia, pero creo que va mucho más allá: quien tiene disciplina ve oportunidades de mejorar, donde el resto ve problemas. Vamos con un ejemplo:

Imagina que en tu trabajo tu jefe te dice que es hora de estudiar un poquito para mejorar en tu puesto de trabajo. Te manda de viaje a otra ciudad durante un par de semanas. En estas circunstancias muchos se plantearán hacer un parón de lo que viene siendo “su vida normal” y lo que conlleva es que durante ese tiempo no va a entrenar y menos aún cuidar su alimentación. Posiblemente sea porque para esa persona, cuidarse es algo que puede esperar a que las circunstancias vuelvan a ser como eran.

Quienes tienen disciplina buscarán la manera de continuar con su forma de vida. Al igual que uno se despierta, se asea, desayuna y se pone manos a la obra a hacer lo que le toca hacer ese día, sin entrar a valorar nuestro estado mental o emocional. Nadie dijo que cuidarse no supondría ningún esfuerzo, pero yo sí te digo que hacerlo tiene la mayor de las recompensas: la salud.

motivacion-vida-sana

Ahora que entendemos que la motivación no es más que encontrar motivos para hacer algo y que lo siguiente es entrenar la disciplina, nos toca saber ¿cómo trabajarla? ¿cómo convertirnos en personas disciplinadas? Esto lo dejo para el miércoles, que la cosa tiene tela que cortar 🙂

Así que ahora dime: ¿Eres una persona que se deja llevar por la motivación o la disciplina forma parte de tu trabajo? ¿Esperas a que llegan fechas clave para empezar con los buenos propósitos o prefieres tener tu propio calendario y entrenar todo el año? ¡Nos leemos!

Sarah Santiago

Periodista y deportista. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Infinity Xtreme 2017

Me contaron que era una de las carreras de obstáculos más duras de Tenerife y no podía dejar pasar la ocasión, aunque semanas antes del evento me sintiera así.

Cochinero Challenge 2017

Crónica de la 2º edición de la Cochinero Challenge, una de las carreras de obstáculos más divertidas en las que he estado, y encima, debutando en casa.

Desayunos saludables de 2017

¿Qué desayunar cuando te propones eliminar los cereales o las galletas con Cola Cao de tu dieta? Te enseño los desayunos saludables y créeme, si los pruebas no echarás nada de menos

Media Maratón Las Galletas 2016

Una experiencia y una crónica que tenía que llegar. Es una realidad que el corredor popular afronta tarde o temprano: no todas las carreras se terminan con las ganas de sacarte una foto tras cruzar la meta

Aún no lo sabes, pero tienes una vida sedentaria

Es probable que mientras lees esto estés sentado al igual que yo. La idea no es que salgas ahora a correr, sino que hagas los mismos cálculos que hago en este post y te plantees si llevas una vida sedentaria, a pesar de hacer deporte.

No es la dieta perfecta, pero sí la mejor

¿Qué come una persona que no se obsesiona con la dieta? ¿Cómo aprender de nutrición para no sentir confusión sobre qué comer? Lo siguiente resume lo que es para mí la mejor alimentación que he encontrado en los últimos años.