Media maratón de Tenerife 2016

Llevaba toda la semana visualizando mi llegada a meta. Me veía sufriendo, poniendo la guinda al pastel de meses de mucho esfuerzo y sacrificio. Al final nada de eso, sino una celebración a la vida.

Hay mucho que contar sobre la media maratón que se ha disputado en Santa Cruz de Tenerife. Para comenzar, lo más llamativo: ninguno de los que corrimos la mañana del domingo 6 de noviembre hubiéramos apostado por el clima tan veraniego que nos hizo a juzgar de los litros de agua que había caído el día anterior.

Aquí, una servidora, hubiera preferido que nos lloviera e hiciera un poco de frío. Ya había corrido la media maratón de Málaga bajo un sol de justicia y no me apetecía tener el látigo de Lorenzo nuevamente sobre mi cabeza.

Aún así, los hombres del tiempo pronosticaron con acierto el tiempo que hizo, así que yo escogí mi ropa acorde a lo esperado.

Durante el día anterior no me creía muy bien que faltaban horas para cruzar esa línea de salida que tanto había visualizado. Las emociones que surgen tras llegar a una nueva ciudad (y encima a vivir) no me permitía concentrarme en mis 21.095 metros, pero ya sabes, eso no quita que llegada la hora de la verdad haya que ponerse los imperdibles. Hay que echarle valor, y así fue.

A las 9 de la mañana los corredores de la prueba de los 42k y los 21k teníamos que estar en nuestros respectivos cajones esperando el pistoletazo de salida. Este momento fue, sin duda, el más desesperante: la organización retrasó la salida nada menos que un cuarto de hora.

media maraton tenerife 2016

Los que estábamos allí, esperando bajo el Sol, nos estábamos enfriando del calentamiento. Además, cuando por fin se dio la salida, hubieron unos primeros minutos de confusión entre los corredores, ya que muchos de la 8k también habían salido con nosotros cuando les tocaba hacerlo más tarde.

Después de este despropósito, empecé la carrera a buen ritmo junto con mi cuñado. Lo cierto es que fue una salida muy cómoda, ya que no éramos esa ingente cantidad de corredores que se están viendo en la mayoría de pruebas de media y larga distancia, así que rápidamente nos hicimos nuestro espacio.

media maraton tenerife 2016

media maraton tenerife 2016

A los pocos minutos vi a mi querida Raquel de @LadyFitnessMad que si la seguís por redes sociales o Vitónica, sabréis que también disputaba la misma distancia que yo. Me encantó desvirtualizarla y compartir unos kilómetros a su lado. Si algo he aprendido en esta media maratón de Tenerife es que correr acompañada hace, ¡y vaya que hace!

Los kilómetros fueron cayendo a medida que atravesábamos las calles de Santa Cruz de Tenerife. A pesar de ser canaria (concretamente de la otra capital) no conozco bien la isla y me sorprendió muchísimo lo coqueta y limpia que la tienen. Vamos, que estuve muy entretenida, sobre todo hasta el kilómetro 8.

A partir de ahí, empezamos a correr a la vera de la costa, por una autovía cerrada donde a la derecha teníamos el puerto y a la izquierda el otro lado de la autovía y montañas. Un contraste precioso, aunque por algún que otro momento me molestaba mucho el olor a queroseno del puerto y el humo de los coches.

Llegada a la meta comprobé una vez más qué es la felicidad, esa sensación de satisfacción, de saber que has terminado algo que te has propuesto y empezado.
Gran parte del recorrido lo completamos en esta autovía, ya que era un camino de ida y de vuelta. Nos encontramos con varios puntos de avituallamiento a lo largo de ella y la verdad es que aquí tengo que pararme a felicitar a la organización porque hemos tenido bebida y comida cada pocos kilómetros. No han escatimado e incluso, una vez llegados a meta teníamos una enorme carpa con barra libre de bebidas como: zumos, agua, Aquarius, fruta, bizcocho… esto es un ejemplo para el resto de eventos deportivos que no cumplen con los mínimos y que por desgracia, estamos viendo con demasiada frecuencia.

En fin, que una servidora mantuvo el tipo muy bien durante todo el recorrido, echándome agua en las piernas y las muñecas para enfriarme; aguantando el ritmo hasta el kilómetro 19, momento en el que empecé a apretar como si no hubiera mañana.

Llegada a la meta comprobé una vez más qué es la felicidad, esa sensación de satisfacción, de saber que has terminado algo que te has propuesto y empezado. Has puesto punto final a un reto que te ha traído tanto buenos como malos momentos. Pero has podido con todos y encima, te has ido a casa con una sonrisa que no se te quita en horas.

Correr nunca ha sido “mi deporte”, no soy una fondista nata, mis 2 horas y 5 minutos (tiempo neto, no oficial) confirman que tengo mucho margen de mejora, pero no tengo ninguna prisa, de hecho, quisiera que este encantamiento durara toda mi vida. Mientras el cuerpo aguante 🙂

Por cierto, muchos me habéis preguntado, en esta última foto que publiqué en mi Instagram, algunos me habéis preguntado qué ha pasado con la newsletter. Pues bien, con los cambios que hemos hecho en la web (que los explico aquí) y con el jaleo de los últimos meses, la he dejado un poco en stand by, pero ya he arreglado todo para empezar a daros la chapa todos los domingos y que no tengáis que volver a suscribiros a ella.

Y ya por último, decirte que lo único que no he podido “arreglar” ha sido el cambio de nombre de la página de Facebook, así que he abierto una nueva para que le des a like y sigas mis locuras por ahí. ¡Un abrazo!

Sarah Santiago

Periodista y deportista. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Cochinero Challenge 2017

Crónica de la 2º edición de la Cochinero Challenge, una de las carreras de obstáculos más divertidas en las que he estado, y encima, debutando en casa.

Desayunos saludables de 2017

¿Qué desayunar cuando te propones eliminar los cereales o las galletas con Cola Cao de tu dieta? Te enseño los desayunos saludables y créeme, si los pruebas no echarás nada de menos

Media Maratón Las Galletas 2016

Una experiencia y una crónica que tenía que llegar. Es una realidad que el corredor popular afronta tarde o temprano: no todas las carreras se terminan con las ganas de sacarte una foto tras cruzar la meta

Aún no lo sabes, pero tienes una vida sedentaria

Es probable que mientras lees esto estés sentado al igual que yo. La idea no es que salgas ahora a correr, sino que hagas los mismos cálculos que hago en este post y te plantees si llevas una vida sedentaria, a pesar de hacer deporte.

No es la dieta perfecta, pero sí la mejor

¿Qué come una persona que no se obsesiona con la dieta? ¿Cómo aprender de nutrición para no sentir confusión sobre qué comer? Lo siguiente resume lo que es para mí la mejor alimentación que he encontrado en los últimos años.