Media maratón de Tenerife 2017

Es posible que tengas en tus piernas los kilómetros de varias carreras, pero cada una es distinta porque nunca te pones el dorsal bajo las mismas condiciones. Te cuento cómo llegué a correr la Media Maratón de Tenerife 2017 y lo que pasó hasta que crucé meta.

Cada ves que miro la hora en el móvil; enciendo alguna de las pantallas en las que trabajo; o incluso abro mi agenda, se lee una frase a modo de recordatorio: hacer las cosas con pasión.

Suena a cliclé, pero tiene toda la intencionalidad del mundo. Recuerdo la noche que escribí en un post esa frase y la colgué en mi lámpara. Así, cada ves que iluminara mi habitación recordaría que yo ese día que tenía por delante tenía que disfrutarlo. Que no había elegido hacer las cosas que había decidido hacer para mortificarme.

Para llegar a ciertas conclusiones tiene que haber un background, como dicen los americanos, y el mío se fraguó con la preparación de este año de la media maratón de Tenerife.

No es amor, es una obsesión

media-maraton-tenerife-2017

Por alguna extraña razón, después de la experiencia de la media maratón de Las Galletas, decidí que mi próxima media maratón quería bajarla de dos horas. Quería compensar un pinchazo con una mejora de tiempo, y visto en perspectiva no es una decisión lógica, pero bueno, así fue.

Para ello, hice un seguimiento y concienzudo estudio para elegir en manos de quién me iba a ponerme para llevar a cabo esa locura. Elegí a Manuel Sagunto ([ultramanu.com][1]), y en eso sí que acerté de pleno porque un entrenador no solo es el que te pauta según tus necesidades como deportista, sino el que te escucha, te comprende y se adapta a ti o te tira de las orejas cuando lo necesitas (no patrocina este espacio eh, que os veo venir).

Como me imagino que les pasa a muchos, en mis entrenamientos habían días y días. Momentos en los que me sentía pletórica y otros en los que me preguntaba qué necesidad había de sufrir. Digamos que es lo normal, al fin y al cabo, el deporte, cuando no saca nuestro carácter, lo forja. Pero yo notaba que algo no andaba bien. Primaban los días malos que los buenos. Había olvidado que me enfundo en mis zapatillas para hacerme feliz, no para pasarlo mal.

A mi trabajo habitual, se me sumaron otros proyectos laborales que hacían que mis jornadas frente al ordenador fueran algo más largas de lo que debieron ser. Eso no impidió que saliera a las siete de la tarde a entrenar para volve a las nueve y levantarme a las seis cada mañana. Todo lo que hacía en el día era una prioridad: empezando por mi trabajo y acabando por mis entrenamientos. El resto de aspectos en la vida de un ser humano no tenía lugar. Y es que el solo hecho de imaginarme entrar por meta por debajo de las dos horas me era suficiente para soportar el cansancio que sentía por aquellos meses.

Pues bien, no pasó nada extraordinario para decidir que no quería seguir así.

No quería seguir enfocando el deporte desde la obligación. Sí, yo había elegido correr esa carrera, pero la presión que se puede llegar a meterse uno puede ser peor que cualquier otra imposición externa. Creo en el compromiso, pero también en que debemos de cambiar de dirección cuando la decisión que hemos tomado deja de tener sentido y cuando algo nos hace infeliz, entonces ¿qué sentido tiene?

Así fue como, cambiado el enfoque, empecé a correr por disfrute, otra vez. Lo cual implicó descansar más, y poner prioridades reales a todo lo que podía hacer durante las 24 horas.

Entonces aprendí que se nos olvida ser flexibles con nosotros mismos. Pensamos que la disciplina lo es todo (yo la primera), y dejamos de escuchar lo que necesitamos en ese momento, lo que el cuerpo pide. Yo quería correr, pero no quería ser un despojo humano el resto del tiempo. La que escribe estas líneas no lo es, así que no impacientes, esta historia tiene un final feliz.

21 kilómetros que, al final, supieron a gloria

21k-santa-cruz-tenerife-2017

El 12 de noviembre tuvo lugar la media maratón de Tenerife de 2017. Ha sido el segundo año que la disputo, en circunstancias totalmente distintas a las de 2016 por el solo hecho de que justo a principios de noviembre hice un año en la isla. Digamos que estuve entretenida durante la carrera pensando en todo lo que puede cambiar tu vida en 365 días.

El caso es que sentía nervios, pero al mismo tiempo, tenía la seguridad de que la podía acabar solventemente. Había entrenado mucho y mis tiradas largas fueron una demostración de que mis piernas estaban más preparadas que la última vez.

Tuvimos la suerte de que aquella mañana no iba a hacer tanto calor y siendo esto Canarias, es mucha suerte la que tuvimos. Así que cuando dieron el pistoletazo de salida, todo podía ir a mejor. Los primeros kilómetros no iba muy cómoda que digamos: que si los moquillos, que si una molestia en el hombro, que si una costura del pantalón… A veces pienso que el cerebro presta atención a todas esas cosas para que pares, pero conmigo no lo consiguió.

21k-tenerife-2017

Mi ritmo de carrera fue bastante constante (6:30-6:40) y aunque a medida que caían los kilómetros notaba que podía dar más de mí, fui bastante prudente y seguí al ritmo de mi compi de carrera. Lo cierto es que cuanto más avanzaba mejor me sentía y más disfrutaba, así fue como los últimos kilómetros me supieron a gloria.

Me quité una espinita después de la última media, aquella en la que no había disfrutado y sí sufrido. Terminé con ganas de más y entiendo que lo de los tiempos es algo que viene solo, un detalle del que no me debería obsesionar a pesar de que lo primero que te pregunta la mayoría de la gente es en cuánto tiempo has acabado una carrera y no cómo te has sentido 🙂

En fin, lo que viene a continuación es muy cursi, pero lo tengo que decir: ¿se te puede resistir algo cuando tienes confianza, ganas y sobre muchos kilómetros en las piernas? Yo creo que no…

correr-media-maraton-tenerife

Sarah Santiago

Periodista y deportista. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Cómo perder peso, otra vez

La respuesta a una de las preguntas más buscadas en Google la encontrarás en las siguientes líneas. Un secreto que he querido compartir contigo y creo que es el mejor momento para desvelarlo.

Infinity Xtreme 2017

Me contaron que era una de las carreras de obstáculos más duras de Tenerife y no podía dejar pasar la ocasión, aunque semanas antes del evento me sintiera así.

Cochinero Challenge 2017

Crónica de la 2º edición de la Cochinero Challenge, una de las carreras de obstáculos más divertidas en las que he estado, y encima, debutando en casa.

Media Maratón Las Galletas 2016

Una experiencia y una crónica que tenía que llegar. Es una realidad que el corredor popular afronta tarde o temprano: no todas las carreras se terminan con las ganas de sacarte una foto tras cruzar la meta

Aún no lo sabes, pero tienes una vida sedentaria

Es probable que mientras lees esto estés sentado al igual que yo. La idea no es que salgas ahora a correr, sino que hagas los mismos cálculos que hago en este post y te plantees si llevas una vida sedentaria, a pesar de hacer deporte.