La determinación, el superpoder mundano

Cada minuto tomas una decisión. Algunas cambian tu vida y aunque el resto no lo hagan determinan más de lo que piensas. El sentimiento de pérdida es continuo cuando tomas una decisión. Dejas una cosa por otra. Pero lo peor no es acarrear con las consecuencias, sino mantenerte como una flecha hacia tu objetivo.

No me resulta fácil hablar de la determinación, pero creo que es un buen momento para hacerlo. En plena cuenta atrás para recibir el 2017, la palabra “propósito” inunda los medios de comunicación.

Infinidad de consejos de cómo redactar tu lista de propósitos para el año que viene. Otros tantos testimonios de personas que confirman, entre risas, que hace doce meses se propusieron muchas cosas de las cuales cumplieron… ninguna.

Es una situación típica. De hecho, entre los propósitos más recurridos están el de cuidarse más. Y es que el ser humano es así: a medida de que pasa el tiempo se da cuenta que envejece, que los años no pasan en balde y que unos hábitos más sanos podrían hacer la vida más llevadera o prevenir situaciones que a nadie agrada.

Me imagino que no es tu caso, ¿verdad? Lo digo porque si estás leyendo el blog de una servidora es porque te mola hacer deporte y tener una vida más sana. Pero no me digas que todo lo que te estoy contando no te suena. A mí sí, lo que me lleva a preguntarme: ¿Qué falla para tantas personas se estén planteando las mismas cosas llegados a este punto del año?

Determinación en el deporte

La determinación es lo que falla. El único arma que necesitamos para conseguir cada uno de los propósitos que te planteas.

Sentirse imparable y mejor aún, tener la convicción de que vas a conseguir llegar a meta es algo que no se puede comprar
Para mí la determinación es como un superpoder mundano. Uno con el que algunas personas nacen o bien adquieren a base forjar carácter y de trabajar la disciplina.

Pero lo cierto es que es una cualidad de la que cada vez se habla más desde algunos sectores que no tienen que ver con el deportivo como el del emprendimiento o el coaching. Se dice que los grandes líderes tienen determinación porque no descansan hasta que consiguen lo que persiguen.

Determinación en el deporte

A menudo me encuentro con artículos que hablan de que tener autodeterminación es la manera en la que conseguiremos lo que nos propongamos. Lo dicen en un tono positivo (que lo tiene) pero además, nos invitan a imaginarnos un escenario épico. Es como si forjaras tu propio camino del guerrero: pase lo que pase, permanece siempre en la lucha.

Como decía mantener la atención en tu objetivo y no parar hasta conseguirlo es una de las sensaciones de poder y autocontrol más gratificantes del mundo. Sentirse imparable y mejor aún, tener la convicción de que vas a conseguir llegar a meta es algo que no se puede comprar.

Recalcular la ruta hacia meta

Pero (y aquí viene la cara B) todo tiene un precio y hay una delgada línea entre practicar una determinación sana a convertirte en un déspota de tu propia existencia. Me explico.

Cuando me propuse hacer mi segunda media maratón, la que hice en Tenerife, me lo propuse con el reto de mejorar la marca que había hecho en Málaga. Se trataba simplemente de bajar de dos horas.

No era un objetivo difícil de conseguir. Solo tenía que cumplir con los deberes para convertirme en una corredora más rápida y optimizar mi ritmo de carrera.

Tenía en mis manos todo lo necesario para ir como un tiro hacia mi objetivo: un plan de entrenamiento hecho a medida, tiempo para entrenar y el dorsal comprado, algo para mí fundamental para convencerme de que me deje de titubeos

Los imprevistos son los que a menudo definen tu ritmo de vida
Pero son los imprevistos los que a menudo definen tu ritmo de vida, te empujan a que recalcules la ruta y tomes decisiones que no esperabas sopesar.

Esto fue lo que me encontré en el camino. Circunstancias personales que se llevaron por delante la normalidad, la estabilidad emocional y todo lo que tenía a su alcance.

Tiré mucho de disciplina y por suerte, el hecho de salir a correr era como un catarsis por el momento tan delicado que estaba pasando. Pero era imposible seguir al pie de la letra cada cosa que tenía que hacer en cada sesión de entrenamiento.

Determinación en el deporte

Hubieron días que solo me apetecía correr sin mirar el reloj y durante mucho tiempo. A penas sacaba fuerzas para hacer series, pues prefería las tiradas largas a cualquier otra cosa en el mundo.

La determinación seguía intacta: iba a correr mi media maratón, pero sabía que no iba a cumplir con el objetivo de bajar de las dos horas. No era momento para dejarse la piel por alcanzar un tiempo.

Siendo muy optimista es posible que si me hubiera obcecado en llegar al día de la carrera con toda la preparación hecha para cruzar meta con el número que esperaba en el marcador, lo hubiera conseguido. Pero muy probablemente hubiera sido habiéndome dejado en el camino la salud, o tal vez una lesión.

Con esto quiero decir que, como le dijeron a Superman, un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y la de tener determinación no puede ser menos.

Determinación en el deporte

Se trata de la responsabilidad de uno mismo. De tener claro de que antes que un objetivo está el bienestar y la integridad de tu persona.

Hace poco leí el testimonio de Cristina Mitre “La noche que pensé que iba a morir” (en inglés). Para mí ella es una inspiración y un buen ejemplo de mujer con una autodeterminación absoluta en todos los terrenos. Pero, tal y como cuenta en el post, su aprendizaje también pasó por saber recular cuando sea necesario, priorizar y por encima de todo, escucharse.

Y creo que esto crucial en los tiempos que corren. Ahora que todo gira en torno a resultados y soluciones medibles. Que tenemos herramientas en el bolsillo que nos permite comprobar cada minuto que mientras tu estás descansando, hay otra persona que está trabajando y consiguiendo aquello que tu anhelas.

Ese mensaje es peligrosamente contagioso. Al fin y al cabo, lo ideal (aunque también complicado) es encontrar el equilibrio y lo cierto es que nadie nos puede decir dónde está el tuyo o el mío. Por eso, ahora es un buen momento para decirnos que sí, que para el próximo año me pido ración doble de autodeterminación, pero que lo más importante empieza por una misma.

Sarah Santiago

Periodista y deportista. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Cochinero Challenge 2017

Crónica de la 2º edición de la Cochinero Challenge, una de las carreras de obstáculos más divertidas en las que he estado, y encima, debutando en casa.

Desayunos saludables de 2017

¿Qué desayunar cuando te propones eliminar los cereales o las galletas con Cola Cao de tu dieta? Te enseño los desayunos saludables y créeme, si los pruebas no echarás nada de menos

Media Maratón Las Galletas 2016

Una experiencia y una crónica que tenía que llegar. Es una realidad que el corredor popular afronta tarde o temprano: no todas las carreras se terminan con las ganas de sacarte una foto tras cruzar la meta

Aún no lo sabes, pero tienes una vida sedentaria

Es probable que mientras lees esto estés sentado al igual que yo. La idea no es que salgas ahora a correr, sino que hagas los mismos cálculos que hago en este post y te plantees si llevas una vida sedentaria, a pesar de hacer deporte.

No es la dieta perfecta, pero sí la mejor

¿Qué come una persona que no se obsesiona con la dieta? ¿Cómo aprender de nutrición para no sentir confusión sobre qué comer? Lo siguiente resume lo que es para mí la mejor alimentación que he encontrado en los últimos años.