Infinity Xtreme 2017

Me contaron que era una de las carreras de obstáculos más duras de Tenerife y no podía dejar pasar la ocasión, aunque semanas antes del evento me sintiera así.

¡Hey, hey!

Llevo muchas semanas sin pasar por aquí. La verdad es que no hay día que pase sin que me diga a mí misma que tengo que sacar un hueco para escribir. Y yo, que siempre he dicho que el tiempo no se tiene, sino que se saca, no consigo sacar tiempo para escribir más.

Tengo la suerte de estar viviendo un momento en el que cuentan conmigo para trabajar en varios proyectos que me gustan mucho, que tienen que ver con mi otra gran pasión (escribir) y no tanto con el deporte (porque sino, lo contaría por aquí).

Así que estoy aprovechando e intentando encontrar el equilibrio entre trabajar y disfrutar también del ocio, que parece sencillo de decir y difícil de llevar a cabo. Muchas veces cuesta decir que no, asumiendo que puedes tener una jornada completa delante del ordenador y admitir más proyectos fueras de horas de trabajo, pero a esta vida hemos venido a aprender, a aportar a los demas aquello que sabes hacer bien y en esas estoy.

Vamos a lo que vamos.

A semanas de la carrera: cuando tienes cero ganas de una de obstáculos

corriendo-infinity-xtreme-2017

Si había una carrera a la que estuve a punto de no correr era esta. La Infinity Xtreme 2017 que se celebró el 15 de julio en Puerto de la Cruz (Tenerife). Me habían hablado muchas veces de ella como carrera dura a la par que divertida. Como la gente con la que corrí la Cochinero iba a venir a la isla para revolcarse en el barro de la Inifnity, no dude mucho en apuntarme.

Semanas antes del evento me pasó que no tenía ni pizca de gana de sufrir. Llevo ya más de dos meses entrenando con Ultramanu de cara a mejorar mi marca en la Media Maratón de Santa Cruz, y en todo ese tiempo mi cuerpo se ha estado adaptando al volumen e intensidad de los entrenamientos.

Eso quiere decir que no he parado de tener agujetas, de sentir mucha, muchísima fatiga en las piernas e incluso de hacer un poco de malabares para llegar a todos los entrenamientos.

¿Quién me manda a mí? pensé al vivir con casi la constante sensación de fatiga en el cuerpo sumado a que se aproximaba una carrera es la que es inevitable llevarse algún que otro golpe y arañazo. Aún así, decidí ponerme el dorsal.

Cómo fue la Infinity Xtreme 2017

sensaciones-infinity-xtreme

El entrenamiento de esa semana fue bastante suave: tiradas de 40 minutos, alguna que otra serie, soltar el viernes y un buen almuerzo el sábado. Dentro de todo, me sentía fuerte y capaz de correr cómoda los 10 kilómetros de la prueba.

Por otro lado, esa semana las temperaturas estaban disparadas y ya me habían comentado que en anteriores ediciones de la Infinity, el calor era el principal obstáculo. ¿De qué me sonará?

Sin embargo, hizo un tiempo de lujo. Puerto de la Cruz se levantó nublado y el Sol apenas asomaba. Me había comido un plato de carbonara tres horas y media antes de correr, pero no me había sentado muy allá. Tenía como un retortijón en la boca del estómago que nunca me suele dar, aunque no me sentía especialmente nerviosa.

Ya en el punto de salida, me reuní con el resto de mis compañeros de Militar Box y vimos cómo terminaban los de la tanda de cinco kilómetros. La mayoría de los obstáculos se concentraban alrededor de la línea de meta, por lo que había muchísimo público animando y eso siempre mola.

El recorrido

correr-infinity-xtreme

La Infinity Xtreme consta de dos modalidades: la de 5 y la de 10 kilómetros. En el recorrido te encuentras con zonas escarpadas, algo de asfalto y lo más duro: una parte en la playa en donde fácilmente se te cargan las piernas al correr sobre la arena.

Durante la primera mitad, hay muchos falsos llanos y cuestas. La segunda mitad, que ya es entrando a la zona de obstáculos, es una cuesta abajo que te ayuda a soltar antes de enfrentarte a los obstáculos.

Uno de los obstáculos más duros te lo encuentrabas nada más bajar la última cuesta. Era aquel en el que hay que reptar en el barro con una alambrada encima. El problema no eran los escombros, sino lo largo que resultaba ser la prueba, aunque los alambres no estaban tan bajos, por lo que pude pasarlo sin problema caminando de cuclillas.

Otra de las complicaciones llegaba en los containers que había que subir y bajar. El problema de estos era que eran demasiado altos y para subir necesitabas ayuda y bajar daba algo de miedo. Una compañera con la que íbamos corriendo, terminó atendiéndole una ambulancia y sin acabar la prueba porque cayó mal de uno de los containers.

cronica-infinity-xtreme-2017

El resto de obstáculos eran más asequibles. Tal vez el único punto negativo que le vi a la prueba entera es que había uno en particular en el que tuvimos que estar 10 minutos parados. Se trata del tubo de neumáticos.

Había que reptar por dentro de los neumáticos que estaban agrupados para formar un tubo. En la espera durante la primera vuelta de los 10 kilómetros, nos habíamos juntado con la élite, que estaba ya en su segunda vuelta y uno de los tubos lo habían liberado para que los élite pasaran sin retraso.

Esos 10 minutos se hicieron eternos e incluso muchos terminaron pasando el obstáculos por encima, aún habiendo gente dentro del tubo. Fue un caos y eso me cortó mucho el rollo para afrontar la segunda vuelta. ¡Pero no quedaba más remedio que seguir!

El final

En cierta manera, me alegré de que fueran 10 kilómetros, porque la primera vuelta se me hizo cortísima, y lo mismo me pasó la primera vez que me enfrenté a mi primera Spartan Race. Aunque el hecho de que fueran dos vueltas al mismo circuito y sepas lo que te espera, le quita algo de emoción al tema.

En fin que a pesar de algunos incidentes y de su dureza, acabamos la carrera con una sonrisa y mucho orgullo. ¿Y sabes qué? Con la Infinity le he empezado a dar más valor a acabar una carrera que al hecho de hacer una buena marca.

Creo que ya es motivo más que suficiente para sonreír al llegar a meta. Al fin y al cabo, has terminado entera, habiéndote puesto al límite y superado cosas que no sabías muy bien cómo iban a salir. ¿No es para sentirse orgullosa?

meta-infinity-xtreme-2017

En fin, que con esa sensación me fui a casa junto a todos mis golpes y heridas a pesar de las pocas ganas de sentir todo ese dolor. Pero como dice el libro “Correr y meditar”: negar el dolor es como rechazar el 50% de nuestra vida; la vida es felicidad, pero también dolor. Y cuanto antes la aceptemos, más ligeros viviremos.

P.D: Agradecimientos a Luis de infosportapp por facilitarme las fotos tan chulas de la carrera. En la página de Facebook de la aplicación encontrarán más fotos, ya que es una herramienta disponible en iOS y Android que te mantiene al día de los eventos deportivos de Canarias.

Sarah Santiago

Periodista y deportista. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Cochinero Challenge 2017

Crónica de la 2º edición de la Cochinero Challenge, una de las carreras de obstáculos más divertidas en las que he estado, y encima, debutando en casa.

Desayunos saludables de 2017

¿Qué desayunar cuando te propones eliminar los cereales o las galletas con Cola Cao de tu dieta? Te enseño los desayunos saludables y créeme, si los pruebas no echarás nada de menos

Media Maratón Las Galletas 2016

Una experiencia y una crónica que tenía que llegar. Es una realidad que el corredor popular afronta tarde o temprano: no todas las carreras se terminan con las ganas de sacarte una foto tras cruzar la meta

Aún no lo sabes, pero tienes una vida sedentaria

Es probable que mientras lees esto estés sentado al igual que yo. La idea no es que salgas ahora a correr, sino que hagas los mismos cálculos que hago en este post y te plantees si llevas una vida sedentaria, a pesar de hacer deporte.

No es la dieta perfecta, pero sí la mejor

¿Qué come una persona que no se obsesiona con la dieta? ¿Cómo aprender de nutrición para no sentir confusión sobre qué comer? Lo siguiente resume lo que es para mí la mejor alimentación que he encontrado en los últimos años.