Hipopresivos by Low Pressure Fitness

Hace unas semanas asistí al curso de iniciación a los hipopresivos y tenía ganas de contarte todo sobre este sistema de entrenamiento, desde si es para ti (o no) a lo que debes saber antes de empezar una clase.

Para empezar quiero proponerte un ejercicio visual: echa un vistazo a los dos anuncios que te pongo a continuación y enumera las diferencias entre uno y otro. Solo requieren 40 segundos de tu atención 🙂

¿Ya? ¿Has pensado en alguna diferencia que salta a la vista? En el primer anuncio vemos a la gran Concha Velasco (actriz española) como protagonista de un anuncio de compresas. No son unas compresas comunes y corrientes, sino de las indicadas para “pérdidas leves” [sic].

Hasta aquí todo normal. He crecido viendo año tras año este anuncio, ¿tú no? He llegado a pensar que, bueno, es normal que existan esas compresas porque “llega una edad en la que hay que asumir esas pérdidas”, ¿verdad? Vamos, que tú también lo has pensado alguna vez.

De ese anuncio hará ¿cinco años? No estoy segura porque lo mismo es más antiguo, pero fíjate que ni siquiera está grabado en formato panorámico sino cuadrado… sí, de eso hace ya.

Venga, que no me líe. Ahora vamos con el segundo spot que, al menos, tiene pinta de ser más reciente. Tenemos a otra actriz del panorama nacional, María Adánez, mucho más joven que Concha Velasco y con un atuendo más deportivo que en el primer caso.

María invita a sus amigas que, están reunidas poniéndose al día plácidamente, a “activarse”. Las tres mujeres le reprochan a la enérgica actriz que esas ganas de mover el cucú solo pueden justificarse porque “ella no tiene pérdidas” [sic] y aquí viene la mejor parte:

Hombre, si me activo claro que sí.

Otro gol para el subconsciente: acabas de asumir que hacer deporte induce “claramente” a tener pérdidas de orina y por eso necesitas esas compresas. Qué eficaz es la publicidad cuando quiere…

Una vez más nos venden remedios contra problemas que se pueden prevenir e incluso eliminar con ejercicio y lo que es peor, nos dan a entender que esos problemas son algo natural y solo queda apechugar con ellos de por vida. Pero a lo que voy.

Hace unas semanas asistí en Málaga a la formación de hipopresivos celebrada por Low Pressure Fitness. Tenía ganas de contarte mi experiencia allí, no solo porque cada vez se escuchas más hablar de los hipopresivos, sino porque he entendido que muchos de los males que sufrimos los deportistas y no deportistas tienen solución y se pueden evitar problemas mayores a través de estas técnicas.

Las fotos pertenecen a una grabación de una clase de hipopresivos, por eso no tienen la mejor resolución, pero al menos sirven para ver cómo se desarrolló la formación.

clases de hipopresivos

Postura Artemisa

Antes de nada conviene saber qué son los hipopresivos. Ya en su día se habló de ellos en el blog cuando se dio un repaso a un problema muy común entre las corredoras, la incontinencia urinaria de esfuerzo. También se habló en su momento de hipopresivos para el postparto y de pautas sobre cómo realizarlos.

El caso es que, para resumir, cada vez que escuches o leas la palabra hipopresivos debes saber que:

Los hipopresivos comprenden una serie de ejercicios posturales y respiratorios asociados a una disminución de la presión abdominal.

 

Ir a una clase de hipopresivos significa llevar a cabo un sistema de entrenamiento que acarrean múltiples beneficios, entre los más destacados, tenemos:

  1. La reeducación postural: puede que creas que no es un beneficio atractivo, no ha habido ninguna mañana en la que te hayas levantado deseando mejorar tu postura. Sin embargo, si piensas así es porque aún no sabes toda la salud que conlleva la mejora postural (disminuye o previene dolores de espalda o de cabeza muy comunes) sobre todo, entre personas que trabajan en oficina o que simplemente pasan muchas horas en modo sedentario.
  2. Reducción del perímetro de cintura: que no de pérdida de grasa. No nos engañemos, es importante este matiz. Y es que una mejora en la postura sumado al estiramiento de las cadenas musculares y el recogimiento de los órganos y tejido interno que se produce con los ejercicios hipopresivos conduce a una notable pérdida del perímetro de la cintura. De hecho, no hay más que comprobarlo con las fotos que el trainer justo antes de empezar con los entrenamiento y la que te vuelve a hacer pasadas unas semanas.
  3. Mejora el tono de la faja abdominal y del suelo pélvico: lo que incide en una mejora de la función sexual. Evita y frena (según el caso) la incontinencia urinaria.
  4. Ayuda a la recuperación del postparto: que detallo más adelante.
  5. Previene la caída de órganos internos (prolapsos) y la mejora en casos leves en los que no es necesaria la intervención quirúrgica. Eso sí, siempre debe estar evaluado con un profesional médico y los ejercicios hipopresivos supervisados por un profesional formado.
clase de hipopresivos

Postura Maya

Dicho así queda claro que no son pocas las cosas buenas que trae dedicarle 20 minutos en 1 o 2 sesiones a la semana a los ejercicios hipopresivos (lo recomendable para empezar a ver resultados).

Los hombres que hagan hipopresivos podrán prevenir problemas de próstata e incluso hernias.
Lo cierto es que a mí misma me sorprendió lo necesario que puede resultar, sobre todo, como mujer y deportista. Aunque aquí tengo que decir que este sistema de entrenamiento no solo está recomendado para mujeres. Si bien es cierto que son las que más lo demandan debido a que después de dar a luz a las madres no les quedaba remedio que esperar a que el cuerpo se recuperara y rezar para que volviera todo a su sitio.

Ahora, con los hipopresivos, sabemos que podemos ayudar al cuerpo a que vuelva todo a su sitio y prevenir futuros problemas como prolapsos o incontinencia urinaria. Por otro lado, los hombres que hagan hipopresivos podrán prevenir problemas de próstata e incluso hernias.

También se trata de unos ejercicios posturales y respiratorios indicados para cualquier grupo de edad. La persona que lo vaya a practicar debe pasar por una evaluación previa que realiza el trainer. Se deben descartar casos como alteraciones cardíacas o cardiopatías, inflamaciones del intestino o del estómago, enfermedades que obstruyan la respiración, hipertensión o colón irritable. Al padecer alguna de estas enfermedades no sería recomendable hacer hipopresivos.

hipopresivos-2

Postura Deméter

Lo recomendable para empezar a ver resultados son sesiones de 20 minutos, 1 ó 2 veces por semana
También hay casos en los que se puede hacer una excepción como el de las embarazadas, que sí que podrán realizar hipopresivos pero prescindiendo de la fase de apnea y concentrándose solo en las posturas.

Tras dar a luz de forma natural se deben esperar entre 6 y 8 semanas para incorporarse a una clase de hipopresivos y en el caso de las mujeres que han pasado por una cesárea deben dejar pasar un mínimo de 13 semanas y supervisar las cicatrices con el médico. Y es que éstas curan antes por la parte externa que por la interna y si no han curado en su interior, el ejercicio puede hacer que salten los puntos.

4 cosas importantes que saber antes de empezar con las clases de hipopresivos

El curso que realicé en Málaga tuvo una parte teórica y una buena parte práctica. Esto fue lo que más me gustó, ya que desde el primer minuto pude poner en marcha lo aprendido y sacar varias conclusiones:

  • Para empezar a hacer hipopresivos necesitas a un profesional que te guíe: al menos al principio, dado que la corrección postural es fundamental y no es sencillo corregirse a uno mismo. Hay muchos detalles a tener en cuenta. Por eso también es importante que las clases no sean muy numerosas.
  • Puede que los ejercicios no te salgan a la primera: y es posible que a la segunda tampoco. Hay una fase de la que hablaré más adelante que se llama “apertura costal” que a mí no me sale debido a que tengo un hipertonía en el diafragma, algo muy común entre los deportistas. Se trata de que me cuesta mucho “sentir” esa apertura y no sé aún cómo hacerla. Nada que la práctica no solucione.
clase de hipopresivos

Ejercicio para practicar la apertura costal

  • Los hipopresivos te activan: parece que no, porque no realizas ningún esfuerzo aeróbico ni anaeróbico, pero créeme, al hacer correctamente una postura y realizar las respiraciones sudas. La circulación se activa y el corazón se acelera. No se recomienda hacer estos ejercicios por la noche, así que tenlo en cuenta a la hora de escoger un horario de clase.
  • Es posible que se te escapen los gases (aerofagia vaginal): esto es algo de lo que te deberían avisar antes de empezar una clase de hipopresivos, pero sino ya te lo digo yo. Que una mujer tenga un pedo vaginal durante una sesión es muy positivo, significa que se ha producido presión negativa en el interior del abdomen y por lo tanto has conseguido hacer el hipopresivo correctamente. A esta situación se puede llegar en posiciones de declive y de descarga.

Dicho esto, queda por conocer las posturas que aprendí en el nivel de iniciación a los hipopresivos. Pero como esto me ha quedado muy largo y las posturas tienen mucha tela que cortar, lo dejo para el próximo post 🙂 ¿Te parece? ¡Nos leemos!

Sarah Santiago

Periodista y deportista. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Desayunos saludables de 2017

¿Qué desayunar cuando te propones eliminar los cereales o las galletas con Cola Cao de tu dieta? Te enseño los desayunos saludables y créeme, si los pruebas no echarás nada de menos

Media Maratón Las Galletas 2016

Una experiencia y una crónica que tenía que llegar. Es una realidad que el corredor popular afronta tarde o temprano: no todas las carreras se terminan con las ganas de sacarte una foto tras cruzar la meta

Aún no lo sabes, pero tienes una vida sedentaria

Es probable que mientras lees esto estés sentado al igual que yo. La idea no es que salgas ahora a correr, sino que hagas los mismos cálculos que hago en este post y te plantees si llevas una vida sedentaria, a pesar de hacer deporte.

No es la dieta perfecta, pero sí la mejor

¿Qué come una persona que no se obsesiona con la dieta? ¿Cómo aprender de nutrición para no sentir confusión sobre qué comer? Lo siguiente resume lo que es para mí la mejor alimentación que he encontrado en los últimos años.

Cómo quieres envejecer

Ahora que todo gira en torno a los Millenials, parece que lo de hacerse mayor no es nada cool. Pero es algo que nos tocará a hacer a todos más pronto que tarde. La pregunta es cómo queremos hacerlo en términos de salud.