Cómo perder peso, otra vez

La respuesta a una de las preguntas más buscadas en Google la encontrarás en las siguientes líneas. Un secreto que he querido compartir contigo y creo que es el mejor momento para desvelarlo.

Tenía las noticias de fondo mientras me comía una lata de mejillones en escabeche y tenía el portátil encima. ¡Ay, el multitasking!

De pronto escuché que una de las consultas que más se tecleaban en Google por esta época era la de cómo perder peso.

No me sorprendió, pero eso me recordó varias cosas.

La primera de ellas es la manera en la que volcamos nuestras necesidades y dudas al Padre Google. Una especie de Oráculo de Delfos que, a diferencia de nuestros antepasados, las respuestas provienen de cualquier mortal. ¡Incluso de la autora de este blog!

Lo segundo que me recordó es lo irracionales que somos los seres humanos. O al menos la gran mayoría de ellos que hace una Operación Bikini antes de que llegue el verano, coge kilos en época estival y vuelve a perderlos apuntándose al gimnasio con la vuelta a la rutina. Por si la rueda no fuera suficientemente absurda, la Navidad empieza a asomar, y los kilos que se pierden amortizando la oferta especial del gimnasio, se recuperan con creces a base de turrón, gambas en salsa rosa y champagne.

Oye, que a estos dos últimos me apunto yo también. Del turrón no soy nada fan.

Lo tercero en lo que pensé es menos trascendental, pero muy real:

Doy fe de ello.

Sé que esta actitud cínica de cómo actuamos no aporta nada. Tal vez despierte un poco de empatía en caso de que pienses igual que yo, pero si de verdad hay mucha gente que se propone perder peso, lo justo sería que hablara de ello.

Vale, pon atención porque quiero contarte las claves que nadie comparte, las que no se suelen leer ni escuchar, y al final espero tu opinión 🙂

Ahora de verdad, ¿cómo perder peso?

Cómo perder peso de verdad

Hay unos sobres que se compran en la farmacia y se llaman Compromiso.

Tiene muchas cosas negativas y alguna que otra buena. Entre las malas es que son caras, aunque sus efectos son incuestionables. Merece la pena tomarse, al menos, dos cajas. Después de las primeras consumisiones la pérdida de peso viene sola.

Otra de las cosas malas de tomarse los sobres Compromiso es que saben a rayos. De hecho, no conozco a nadie que le guste meterse el compromiso entre pecho y espalda. Puede que hallan días que tengas que tragártelo mientras cierras los ojos y te tapas la nariz con una mano.

El trago pasa rápido y no sé qué efectos secundarios tendrá que luego te sientes así como fuerte, como que puedes con eso y con lo que se te ponga delante.

Por último, otra de las cosas malas es que el Compromiso debe venir acompañado de una razón de peso, en el sentido más amplio de la palabra. Si vas a comprometerte, házlo por una buena razón para que el peso sea solo una consecuencia más del Compromiso.

  • Házlo porque de lo contrario el riesgo de sufrir un cáncer de mama se dispara a un 71% en comparación con las mujeres que realizan alguna actividad física.
  • Comprométete porque moverse es la mejor manera de prevenir y combatir la depresión, la enfermedad mental que hace que miles de hombres y mujeres de todo el mundo acaben con su vida cada año.
  • Si te vas a comprometer que no sea temporal porque tu salud no puede esperar. Y aunque no lo creas, tu peso no es una especie de juego de yo-yo con el que puedes hacer lo que te dé la gana sin consecuencias.

Claves para perder peso

El peso se pierde aprendiendo a comer sano, moviéndote y descansando. Nada nuevo bajo el sol.

Comer sano significa alimentarse de más comida real y menos procesados. La comida real se identifica porque no viene envasada con una larga lista de ingredientes que casi nadie entiende.

Con moverse, quiero decir buscar el deporte que te haga feliz y hacerlo. Sin más. No hace falta que esté de moda, ni que te prometa quemar 1.000 calorías en menos de hora porque si no te gusta, probablemente acabes quemando cero calorías al cabo de un tiempo.

Muévete, muévete lo máximo posible. Aquí marca la diferencia aquella persona que se baja una parada antes para andar un trecho a buen ritmo antes de meterse 8 horas de oficina. Házlo aunque luego entrenes. Escoge las escaleras en vez del ascensor porque hacerlo es un ejercicio potente que quita el aliento a muchos, aunque algún estudio se empeña en decir lo contrario.

Y descansar significa dormir, el recuperador más potente. Algo que me aplico yo misma porque le debo muchas, muchas horas a la cama. Da igual que hagas todo lo anterior perfecto, que la falta de sueño no te hará bajar un gramo y quizás todo lo contrario: te haga parecer un despojo humano.

En fin, que a lo tonto he dejado a medias mi lata de mejillones, pero al menos he actualizado el blog, que ya tocaba 🙂

Sarah Santiago

Periodista y deportista. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Infinity Xtreme 2017

Me contaron que era una de las carreras de obstáculos más duras de Tenerife y no podía dejar pasar la ocasión, aunque semanas antes del evento me sintiera así.

Cochinero Challenge 2017

Crónica de la 2º edición de la Cochinero Challenge, una de las carreras de obstáculos más divertidas en las que he estado, y encima, debutando en casa.

Desayunos saludables de 2017

¿Qué desayunar cuando te propones eliminar los cereales o las galletas con Cola Cao de tu dieta? Te enseño los desayunos saludables y créeme, si los pruebas no echarás nada de menos

Media Maratón Las Galletas 2016

Una experiencia y una crónica que tenía que llegar. Es una realidad que el corredor popular afronta tarde o temprano: no todas las carreras se terminan con las ganas de sacarte una foto tras cruzar la meta

Aún no lo sabes, pero tienes una vida sedentaria

Es probable que mientras lees esto estés sentado al igual que yo. La idea no es que salgas ahora a correr, sino que hagas los mismos cálculos que hago en este post y te plantees si llevas una vida sedentaria, a pesar de hacer deporte.

No es la dieta perfecta, pero sí la mejor

¿Qué come una persona que no se obsesiona con la dieta? ¿Cómo aprender de nutrición para no sentir confusión sobre qué comer? Lo siguiente resume lo que es para mí la mejor alimentación que he encontrado en los últimos años.