Cómo hackear tu vida por una buena alimentación

A veces un pequeño gesto lo puede cambiar todo, pero hay que saber de qué gesto se trata para, en este caso, mejorar o conservar una buena alimentación. Quiero hablarte de mis gestos que aplico a diario.

Cuando empecé a escribir el artículo pensé que escribir “Trucos” en vez de “Hackear“, pero una vez lo terminé pensé en cómo me había cambiado la vida lo que os voy a contar. Claro está que, como digo, ha cambiado mi vida y no sé hasta qué punto puede cambiar la tuya porque cada uno tiene que responder a sus propias necesidades y no siempre son las mismas.

Algunos de los siguientes consejos os sonarán mucho y es porque no me he vuelto una gurú de la nutrición, lo que ocurre es que me pasa como a ti: que muchas veces te dan consejos, te cuentan cosas y como quien oye llover. Hasta que no lo haces no te lo crees o no sabes de qué manera el consejo que te dieron ha sido muy bueno o simplemente “no ha estado mal…”. Ya me entiendes, ¿verdad? No me enrollo más, te voy a contar cómo hackear tu vida por una buena alimentación.

1. Haz la comida la noche anterior

Lo sé, no es un consejo muy original, de hecho, es el primero que se da cuando se quieren inculcar buenos hábitos alimenticios: organización y hacer la comida la noche antes o el famoso domingo de tuppers para la siguiente semana. Pero no es algo que aplique al resto de comidas, solo a una: el desayuno.

¿Por qué el desayuno? Porque en mi caso el resto de las comidas las hago en el momento y el desayuno es lo que más pereza da hacer con las prisas de la mañana y las energías que no terminan de arrancar.

Esto lo hago específicamente los días en los que salgo a correr a primera hora, de esta manera no pierdo el tiempo haciendo el desayuno, lo ingiero antes para empezar a hacer la digestión y atarme las zapatillas para volar.

consejos de nutricion

La macedonia es a lo que más recurro si tengo que entrenar por la mañana, ya que es lo que mejor ingiero. ¡Eso sí, después vuelvo a desayunar!

También lo empecé a hacer cuando dejé de ir al gimnasio en ayunas. Nunca me hizo daño hacer deporte en ayunas, pero en el último año me afectaba especialmente la falta de energías no llegando a rendir todo lo que sabía que podía rendir, ¡qué importante es comer!

2. No te lleves algo a casa que no quieres comer

Tener el enemigo en casa es de masoquistas. Y es cierto que no comprar productos que no debes comer no evitará que caigas en la tentación pues siempre estará el chino de abajo abierto y listo para venderte cualquier procesado. Pero ponértelo difícil hace que te lo pienses dos veces:

— ¿Vestirte y bajar abajo al chino a por provisiones para compartir con mi mantita y sofá?
— ¡Estamos locos, con el frío que hace!

crema de cacahuete fitness

La crema de cacahuete es un pecado que me llevo a casa, y digo pecado porque cuando la abro no puedo parar…

Aprovechemos antes de que inventen los recaderos que nos suben las cosas del chino.

Ahora bien, sé que muchos vivís con más personas, con compañeros de piso, pareja o familia que no comparte vuestra forma de alimentaros (o la intención de hacerlo mejor). A mi me pasa cuando vuelvo a casa (Canarias) y me toca apretar más en mis entrenamientos y aclamar a mi fuerza de voluntad. ¿Quién dijo que algún consejo fuera infalible?

3. Come bonito, todos querrán tu plato

Que la comida entre por los ojos no es ninguna revelación, es algo que nos ocurre a diario. A mi me pasa a menudo en casa, mientras Víctor (obseso declarado por los cereales muesli en casi todas sus versiones) desayuna su JoyLent o su tazón de cereales, yo saco lo que me da la vida: mi macedonia de frutas, mi zumo de naranja exprimido con tomate rayado y aceite de oliva o mis aguacates con tomate y su mirada desvela deseo ¿Y quién no va a quererlo?

desayunar bonito

Dos rebanadas de Thins con un aguacate, tomate y zumo de naranja recién exprimido.

Esto lo hago con prácticamente cualquier comida. Como desvelé en uno de mis últimos vídeos, en casa siempre se come con ensalada, es como el pan nuestro de cada día. Pues bien, algo tan simple como unos canónigos, tomate cortado, limón y especias da un aspecto muy rico a tu plato de lomo de cerdo o pechuga. Aunque sea para ti y solo para ti, haz que tu plato sea bonito.

comer bonito
Salmón a la plancha con una ensalada de lechugas varias, champiñones crudos y tomate. 2 tostadas, limón y especias variadas.

4. Varía tu dieta, te lo pido por favor…

Un día os contaré cuánto llegué a aborrecer el huevo y específicamente las claras de huevo. Es lo que pasa cuando A TODO le echas este ingrediente fundamental en la repostería fitness para transformar cualquier receta en algo que a la vista parece delicioso pero que en realidad es huevo con formas y colores distintos.

variar la dieta

Una de mis comidas flash: atún de lata, con patatas cocidas y verduras a la plancha cocinadas con hierbas provenzales, en su jugo y vapor. Sí, también le hecho limón al atún y a las patatas.

Fue cuando empecé a aborrecer el sabor del huevo cuando dejé de hacer repostería fitness y buscaba recetas sin claras de huevo, sí fue difícil, pero alguna hay sobre todo barritas fitness como la que verás en este enlace.

Esta “fatiga del sabor” también me pasó factura con la pechuga de pollo, pero no trascendió tanto, hoy en día puedo seguir comiéndola a la plancha y sin problema. El caso es que esto es algo que pasa muy a menudo, sobre todo, entre personas que se ponen dietas muy restrictivas. Cuando me puse en manos de nuestra nutricionista Laura, me di cuenta que se podía comer bien, muy limpio, muy sano y siempre distinto. Cuanto más varíes tu dieta, menos te aburrirás de ella y recuerda que una dieta debe contemplarse para siempre, no por temporadas.

5. No te compliques, no siempre puedes hacerlo

Hay mucha gente que se cree que comer sano y rico es complicarse la vida con platos muy elaborados o con ingredientes que solo se pueden comprar en Internet o en un lugar especial… Nada que ver con la realidad, porque la verdad es que puedes comer rico y simple: un pescado con verduras al papillote, cualquier carne a la plancha con especias para darle sabor, cremas de verduras… como ejemplo, los días en los que no puedo complicarme y no puedo ni siquiera cocinar recurro a un salmón ahumado con ensalada o mejor: un carpaccio como el siguiente:

hackear tu nutricion

Y esto no es lo único: la ensalada en otro plato y normalmente con unas rebanadas de tostadas integral tipo Wassa para aportar carbohidratos al plato

Si te gusta cocinar o dispones de tiempo no hay problema en que lo inviertas en cuidarte. El problema llega cuando no tienes tanto tiempo o el día que no te apetece cocinar: puedes llegar a pecar si no sabes salir con ideas sencillas que aporten a tu cuerpo la energía necesaria.

Ahora es tu turno, ¿tienes alguna manera de hackear tu nutrición? ¿Algún truco que compartir y que haya cambiado tu vida hacia una más saludable? ¡Espero los comentarios!

Sarah Santiago

Periodista y deportista. Entrenar para mí es una necesidad anímica y física. Disfrutar haciendo cualquier deporte es el resultado por el cual muchos se sorprenden de mi pasión por él.

Comentarios

También te interesa

Infinity Xtreme 2017

Me contaron que era una de las carreras de obstáculos más duras de Tenerife y no podía dejar pasar la ocasión, aunque semanas antes del evento me sintiera así.

Cochinero Challenge 2017

Crónica de la 2º edición de la Cochinero Challenge, una de las carreras de obstáculos más divertidas en las que he estado, y encima, debutando en casa.

Desayunos saludables de 2017

¿Qué desayunar cuando te propones eliminar los cereales o las galletas con Cola Cao de tu dieta? Te enseño los desayunos saludables y créeme, si los pruebas no echarás nada de menos

Media Maratón Las Galletas 2016

Una experiencia y una crónica que tenía que llegar. Es una realidad que el corredor popular afronta tarde o temprano: no todas las carreras se terminan con las ganas de sacarte una foto tras cruzar la meta

Aún no lo sabes, pero tienes una vida sedentaria

Es probable que mientras lees esto estés sentado al igual que yo. La idea no es que salgas ahora a correr, sino que hagas los mismos cálculos que hago en este post y te plantees si llevas una vida sedentaria, a pesar de hacer deporte.

No es la dieta perfecta, pero sí la mejor

¿Qué come una persona que no se obsesiona con la dieta? ¿Cómo aprender de nutrición para no sentir confusión sobre qué comer? Lo siguiente resume lo que es para mí la mejor alimentación que he encontrado en los últimos años.